Yogurt de Coco y Konjac


¡Hola, hola yoguis y yoguinis!. Hace mucho que no nos pasamos por aquí. Va a ser una visita rápida pero no quería que os quedaseis sin disfrutar de la receta perfecta y maravillosa (por fin) de este Yogurt de Coco y Konjac probióticos. (Vamos que están fermentados con todos sus bichitos)

He hecho un vídeo con el paso a paso que podéis encontrar en YouTube (Os lo dejo más abajo). Si estáis vaguetes podéis ver un vídeo corto en la cuenta de Instagram (@yogaparvati), que es un resumen de cómo hacer el yogurt de coco y konjac rapidito rapidito.

Y diréis, ¿por qué le habrá echado una cosa tan rara al yogurt?, pues por varias razones. La primera porque deja una textura de yogurt griego que sólo de verla se me cae la baba. El Konjac es una fibra que no suma carbohidratos a la dieta. Yo, ahora, estoy haciendo dieta cetogénica (os hablaré de ella en un post) y no quería renunciar a mis queridísimos yogures (que antes hacía con almidón de Yuca y ahora no puedo). A parte, el Konjac espesa sin necesidad de calentarse demasiado, por lo que no hay que esperar a que se enfríe la leche de coco. Por último el konjac es una fuente de fibra de me viene muy bien en este momento. ¡Todo son ventajas!

¿Queréis la receta? Muy fácil.

Ingredientes:

– 2 litros de leche de coco
– 2 sobres de probiótico (Yo uso Prodefen pero hay muchos que os pueden servir)
– 2 cucharadas de harina de Konjac

Elaboración

  • Mezcla la leche y la harina de Konjac y bate hasta que no queden grumos.
  • Calienta hasta los 39 grados (necesitas un termómetro de cocina)
  • Echa la leche en un recipiente de plástico, silicona, barro o cerámica. Que no sea metálico para que los bichitos no se mueran.
  • Añade el probiótico, remueve (acuérdate de que el metal mata a los bichitos así que remueve con algo que no sea de metal) y deja reposar un par de minutos
  • Llena los botecitos y ¡pon la yogurtera en marcha! En unas 16 horas estarán listos los yogures (cada yogurtera es un mundo así que experimenta y prueba hasta encontrar tu punto)
  • Una vez que estén listos mételos en la nevera 12 horas más y ¡a zampar!

Cómo véis es muy facilito. Así que yoguis y yoguinis no tenéis excusa para comer estos deliciosos yogures. Por cierto el coco para mí es «EL SUPERALIMENTO» tiene mucha grasita de la buena, triglicéridos de cadena media, ácido caprílico y muy pocos carbohidratos. Y además sirve para todo, desde hacer yogures, hasta para una mascarilla para el pelo o hacer oilpulling. Y culinariamente, con todos sus formatos, permite hacer casi casi de todo. ¡Una maravilla!

Y si te gusta esto de cocinear échale un ojo a nuestros talleres de cocina saludable.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.