Los principios universales


En la década de los 90 tuve el placer de recibir de Gaston Saint Pierre un curso de la Técnica Metamórfica y de los Principios Universales. Me sorprendió su forma eferente de transmitir la Metamorfosis. Cuando empezamos con los Principios Universales sentí una especie de caos dentro de mi y me puse a mentalizar lo que estaba sintiendo. El profesor se había transformado al transmitir, su forma eferente había pasado a una forma aferente. Todo parecía cambiar dentro de mí, hasta que me abandoné embriagándome en el mundo interior al que iba llevándonos el paso por cada uno de los principios. Sentid, percibid e interiorizad cada principio, nos decía Gaston; yo diría algo más, fundirse con cada uno de ellos. Aquel domingo a las 15 horas salí del curso sin palabras, no podía creer lo que había sucedido en mi interior, parecía que me hubiera descubierto por primera vez, como si los años vividos hasta ese momento estuvieran ausentes y sólo existiera ese día. El contacto de mis pies en el suelo al caminar también era nuevo, la percepción del asfalto o de las baldosas de la acera se hacían sensibles en las plantas de mis pies. Cuando llegué a casa no podía hablar, me apetecía estar hacia dentro, en comunión conmigo. Una y otra vez aparecía este principio, “Comunión” y, aunque físicamente no pude estar en recogimiento, una parte de mí permanecía así sin siquiera proponérmelo.

Tendría que pasar algún tiempo para que me diera cuenta de lo que había recibido a nivel terapéutico. Unos meses después, traté a un bebé en su cunita mientras dormía con la Técnica Metamórfica. Sus dedos estaban siempre encogidos y, aunque evolucionaba, no lo hacía con la rapidez habitual en los niños. Se me ocurrió que podría aplicar la técnica de los principios ya que el profesor nos había indicado el beneficio de unir las dos técnicas aunque aún no me había atrevido a ponerlo en práctica. Mientras aplicaba en sus piececitos cada principio, sus deditos empezaron a estirarse; parecía como si su hilo interior se distendiera permitiendo a los dedos una gran expansión.

A partir de ese momento, combino las dos formas de metamorfosis cuando mis manos perciben que la fuerza vital del receptor lo necesita, y siempre tengo la sensación de que los pacientes dan pasos de gigante en su proceso.

Los Principios Universales en relación con la Técnica Metamórfica es un trabajo creado por Gaston Saint Pierre (alumno directo de Robert Saint John). Surgen como consecuencia de la práctica de la Técnica Metamórfica, y muy especialmente de percibirla desde el centro del ser o, como él dice en su libro “Los Principios Universales” (2004) “surgieron de la vida, sin necesidad de leer nada aunque posteriormente los libros me sirvieron como punto de comparación y aclaración”. Gaston también nos dice “Tener una visión universal es uno de nuestros derechos  innatos; sin embargo, debido a las restricciones que nosotros mismos nos imponemos, parece que viviéramos en una cárcel”. Esto no nos deja abrir las puertas de nuestra percepción y ver más allá de nosotros mismos. Los Principios Universales nos permiten comunicarnos con este derecho innato a esa visión universal y nos dan la fuerza para romper cadenas y vivir en la libertad.  He podido comprobar cómo iban abriéndose, casi sin darse cuenta, las puertas de la percepción de las personas que me permiten aplicarles esta técnica.

Cuando recibí sus clases, Gaston Saint Pierre no había escrito el libro sobre los principios y, al leerle, observé una gran evolución en su sensibilidad, o quizás es mi percepción la que ha cambiado. En su libro nos dice que “En cada uno de nosotros, el poder de la vida, tiene una capacidad infinita para transformar, sanar, guiar y derribar barreras”. También nos habla de que “todos somos Luz, aunque el mundo a menudo parezca oscuro. Vivimos inmersos constantemente en la verdad, en un mundo de hechos, pese a que de alguna manera nos rodeamos de falsedad”  Esto nos hace dudar de nosotros mismos apartándonos de nuestro centro, de La Fuente. Todos tenemos el derecho de elegir nuestro camino y de cubrirnos de lodo hasta asfixiarnos si lo deseamos pero podemos optar por embriagarnos de sensibilidad y percepción y llegar a conocernos desde lo más profundo de nosotros mismos para que así podamos conseguir encontrar nuestro verdadero camino, nuestra misión en este mundo y, muy especialmente, ser y dejar ser. Porque en cada uno de nosotros hay un microcosmos que contiene una parte idéntica del Gran Cosmos y deberíamos tener la claridad de ver, elegir y disfrutar todo su componente. Yo creo, desde mi humilde experiencia, que la práctica de los Principios Universales como otra parte de la Técnica Metamórfica, nos puede ayudar a conseguir descubrirnos más allá de lo que vemos.

principiosuniversales1

Según Gaston Estos principios son: Género; Causación; correspondencia; Ritmo; Polaridad; Vibración; Mentalismo/Impulso creativo; Percepción interna/Iluminación; Comunicación/Comunión.

El principio de Género, Es el principio de todo y de todos en el mundo,  es dual, nos establece la diferencia entre  lo masculino y lo femenino. Al aplicar este principio conectamos con el momento del nacimiento.

El principio de Causación. Nos ayuda a percibir el pasado en el aquí y el ahora permitiendo, así, que podamos liberarlo. Con este principio conectamos con el pre-nacimiento.

El principio de Correspondencia. Nos permite conectar con el espejo que la vida nos muestra y crecer a través de su enseñanza. A nivel de consciencia nos conecta con las 18-22 semanas de gestación y ayuda a reafirmarse en el “yo” y “no yo”.

El principio del Ritmo. Nos da la capacidad para fluir en la vida y en notros mismos. Nos permite iniciar un movimiento hacia adelante saliendo del pasado y romper el círculo vicioso. En el esquema prenatal nos conecta con las 6-18 semanas de gestación y nos ayuda  a afirmarnos en el yo.

El principio de Polaridad. Nos lleva a nuestra propia dualidad, a que entendamos nuestra sombra y aceptar nuestras carencias. Todos necesitamos de la polaridad, esa propiedad opuesta para existir, y de ello depende la armonía. Este principio nos conecta con el momento de la concepción y nos permite tomar consciencia del tiempo y no tiempo.

Principio de Vibración. Nos permite sentir nuestra propia vibración en conexión con la naturaleza y mucho más. En relación con el esquema prenatal nos conecta con el no tiempo, con la glándula hipófisis y nos proporciona la capacidad de llegar a nuestro interior, a nuestra espiritualidad.

Principio de Mentalismo/Impulso Creativo. Está relacionado con la glándula pineal y nos conecta con lo más espiritual de nosotros descubriendo facetas que, pocas veces, nos paramos a reconocer.

Principio de Percepción interna/Iluminación. Este principio nos permite llegar a nuestro verdadero ser interior, con nuestra propia luz y nos prepara para ver más allá de esa luz. Esto sucede cuando en nuestro interior surge el autentico silencio, el silencio interior.

Principio de Comunicación/Comunión. Necesitaría la revista entera para definir este principio aunque con tan sólo una palabra podría ser suficiente “AMOR”. Entretenerse a definirlo sería poner la mente en movimiento, deteriorarlo, romper su magia. El principio de Comunicación/Comunión es necesario percibirlo desde la propia sensibilidad y solo así se podrá entender, porque cada uno de nosotros somos uno y en cada uno se manifiesta de una forma especial y única que nos lleva a ser uno en el AMOR.

La aplicación de estos principios son útiles cuando la Fuerza Vital encuentra un obstáculo superior a su capacidad en un momento determinado que le impide avanzar al ritmo que necesita la persona, ayudándole a que encuentre la armonía interna y el impulso para expandirse como consciencia a través de la comprensión de las Leyes Universales y fluir con la naturaleza, la Gran Maestra.

En estos años de experiencia en la práctica de los Principios Universales ha podido constatar su beneficio y, aunque no siempre los utilizo, ellos me llaman principalmente en los pies y al terminar de aplicarlos, tengo la gran sensación de haber conectado con la parte más espiritual del receptor y aflora en mí el respeto más absoluto por él. Me siento como si hubiera realizado una obra de arte dentro de la consciencia, no solo del paciente, sino de mí misma. Sin poderlo evitar, aparece en mi cabeza el principio de Comunión/Comunicación y en ocasiones aflora ante mí la forma en que define en su libro Gaston Saint Pierre la práctica “En la práctica de los Principios Universales  el cuerpo físico se considera como una tela en blanco sobre la que se puede pintar un bello cuadro. La técnica artística es una sosegada comunión con cada uno de los puntos reflejos de estos principios en los pies las manos y la cabeza”.

Diciembre del 2007 Publicado en «Revista Natural»

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.