La Amistad


Cuando reflexiono sobre la amistad, desfiles de personas pasan delante de mí, como si una película fuera. Sonrío porque, en los mementos que estuvieron en mi vida, creí que eso era la amistad.

Con el paso del tiempo, la vida me ha enseña que la amistad es mucho más que personas relacionándose contigo.

La verdadera amistad es aceptar tal como es la persona o personas con quien compartes esa amistad: sus debilidades, sus defectos, sus aciertos, su brillantez, su oscuridad y apoyar en lo que en cada momento es.  Pero para que una amistad perdure, debe ser reciproco, sin necesidad de estar alardeando de ello.

A veces, hay cosas de alguna amistad que te molestan y te dan ganas de mandarla a paseo. A veces, te decepciona una actitud de cualquier amistad y crees que se ha acabado. A veces, te hace tal espejo de ti misma que te enfadas o te sales de tus casillas. A veces te sientes tan integrada que desearías no apartarte nunca de esa amistad. A veces necesitas tanto el apoyo de alguien, pero sabes que sus ocupaciones no periten que podáis veros y sientes frustración. A veces, una amistad que creías verdadera cambia y es necesario dejarla por el camino y sientes un verdadero duelo.

El tiempo, como siempre, es el gran sanador y te enseña que, aunque esa amistad siempre tenga un lugar en tu corazón hay que dejarla ir porque hay que respetar su libertad. A veces eres tú la persona que falla en una amistad y sientes dolor. También hay que permitírtelo porque tú, eres igual que cualquier otra amistad y la vida es igual para cada una de las personas y también puedes fallar.

Lo que realmente importa es cómo sientes, desde tu interior, cada una de las amistades y disfrutar de los momentos compartidos. Entonces te das cuenta de las verdaderas amistades sin importar el tiempo que haga desde la última vez que compartiste un tiempo con ellas.

La clave es permitir que, lo que suceda, lo aceptes sin crítica, sin remordimientos, sin rencor, con amor. De esa forma siempre estarás con el corazón abierto para dejar ir a quien cambie de camino y admitir nuevas amistades o para retomar las que se terminaron. Y, para ser tu propia amistad.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.