Martina Llorente Alonso


Llegué al mundo de las terapias de una forma totalmente casual, sin buscarlo, sin proponérmelo y con mucho miedo. ¡De eso hace ya más de 30 años!. Sufría de jaquecas desde la edad de martina12 años y por casualidad conocí a Charo Llanos, que acababa de formarse en reflexología podal. Los resultados fueron espectaculares y desde la tercera sesión no he vuelto a tomar ningún calmante para las jaquecas, las cuales fueron desapareciendo paulatinamente.

Algo tan estupendo despertó mi curiosidad y me forme en Reflexología Podal, después llegó la Técnica Metamórfica, que me enamoró, y tuve el honor de poder formarme con Robert Saint John, el creador de esta terapia.

Gaston Saint Pierre, alumno del maestro, me transmitió los Principios Universales, que supusieron un antes y un después en mi desarrollo espiritual. El Quiromasaje me ayudó mucho en mi conocimiento del cuerpo y su anatomía, pero no estaba satisfecha del todo, siempre pensaba que me faltaba algo más.

Un día al sentarme en la camilla, después de recibir terapia, mis ojos se posaron en un libro que estaba en la estantería de la consultas, el titulo era más largo pero yo solo leí “Terapia de Polaridad”. Al preguntar a mi terapeuta, ella me lo mostró y me lo dio para que lo leyera. Ya no tuve dudas, eso es lo que yo estaba buscando.

Me formé en Terapia de Polaridad, Reflexokinesia, Masajes para embarazadas, Sacro Craneal, Yoga… y en algunas cosas más. Ya no he parado desde entonces.

Igual que las terapias, sin buscarlo, llegó la oportunidad de formar a otros. Un grupo de amigas me pidió que les enseñara la Reflexología y la Técnica Metamórfica. Me sentí tan bien que, junto con la terapia, puedo decir que son mis dos pasiones.

Así, desde hace unos 25 años imparto cursos de terapias (Reflexología Podal, Técnica Metamórfica, Principios Universales, Masaje manual, Terapia de Polaridad, Yoga de los ojos, Yoga de Polaridad, Manejo del estrés, TIP). Los he llevado a diferentes ciudades de España (Extremadura, Bilbao, Málaga, Burgos), a México y también a la India, a la Fundación Vicente Ferrer, donde fueron acogidos con mucho entusiasmo, así como las terapias, donde el principal paciente fue Vicente Ferrer, el cual no faltaba a su terapia todos los días a las 5 de la tarde.

A mis 65 años me siento llena de vitalidad, ilusión y ganas de compartir. Por ello he creado TIP (Técnicas de Integración Polar), una metodología basada en todos mis conocimientos y experiencia y donde pongo lo mejor de mí. Si os apetece, estoy a vuestra disposición.

Actualmente Martina colabora de forma desinteresada en Yoga y Música Parvati de Móstoles.